domingo, 20 de junio de 2010

A COMER A CARRACEDELO


Pues como otras tantas veces, Carlos y yo quedamos en la Gruta, para salir a dar una vueltina.
Habíamos quedado pa las 10 de la mañana. Un paseo hasta Salinas hizo que me retrasara un poco, pero sin más consecuencias.
Salimos a eso de las 10:30 con un día de Sol espectacular.
Las carreteras maravillosas. Paramos para sacarnos unas fotos en Somiedo.
La ruta fue la siguiente:
Salida de la Gruta en Oviedo para ir por la carretera de Trubia hasta Teverga, en Teverga cogeríamos dirección al puerto San Lorenzo para pasar a Pola de Somiedo y pasaríamos el puerto de Somiedo para entrar a León.
A continuación con dirección a Villablino y llegada a Carracedelo, donde entramos para preguntar por el restaurante que buscábamos, pues íbamos a tiro fijo.
Esta ruta es la primera que Carlos y yo hacemos juntos con las motos nuevas y sirve también para que ellas se conozcan. Y para que se vayan acostumbrando a unos paseos, digamos, LARGOS.
Cuando paramos a preguntar, y Carlinos a enrollase con una paisana que poco más y ni comemos. Y lo de el Cura de Ponferrada, otru que tal baila.
Bueno al fín pudimos saber donde estaba el Restaurante y fuimos pa el.
Se llama las Pallozas, el sitio en muy, muy guapo, con un amplio aparcamiento y muy bien cuidado.
Comer se come bien y el servicio es muy bueno y muy rápido.
Comimos platos típicos de la zona del bierzo, como son los embutidos del Bierzo y las costillas de la abuela. De postre Tarta de Castañas y copa de helado de chocolate y nata creo.
Las camareras nos atendieron de una forma excelente y también el encargado que desde el primer momento nos recibió de forma muy agradable.
Después de comer nos despedimos y marchamos sobre nuestras compañeras. Pero no sin antes hacer alguna foto de las que Carlinos nos tien acostumbraos je, je.
Después de esto salimos con dirección a Astorga donde paramos a cargar Gasofa y como no, a tomar algo en una terraza que hay enorme, donde hay un chiringuito de PM. En esi chiringuito trabaya un chaval muy competente que nos sirvió un par de cañas ENORMES con Limón en esa terraza, que encima tiene una parte cubierta espectacular.
No queríamos pero llego la hora de marchar. Rumbo a León para tirar hasta el Payares.
Ya no haríamos ninguna parada más hasta llegar a Oviedo. Donde como no y pa no cambiar la costumbre, fuimos a tomar algo Lúpulo Feróz.
Así se terminó otru día estupendo.

2 comentarios:

  1. Parai un poquitin demonios!!!! Jejejejeje!!!

    ResponderEliminar
  2. Pararrr, vamos cuesta abajo y sin frenos,jejejee, un saludo pablo.

    ResponderEliminar